Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2009

Casi ficción

Fuimos echados del bar-con nombre de procedimiento de fecundación artificial- por caer bailando varias veces, muy borrachos, haciendo con nuestros cuerpos las 9 y 15 de un reloj de manecillas en la pista. En ese amanecer, con la tristeza causada por la expulsión, esa mujer me habló de su proyecto de un largo de cine basado en la historia real de una artesana-Gantier- barcelonesa fabricante de guantes y dueña también de una tienda con los mismos objetos. Fueron muy conmovedores sus planes y el relato, sobre todo, porque la artesana era la última de una estirpe de mujeres cosedoras. Pero me mueve ahora más la memoria de ella, la cineasta, ese fantasma visitante del 205. Suena en el reproductor Yma Sumac. No pasa el recuerdo, se queda.

Señal

Hoy me acordé del pacto hecho con mi abuelo Pablo Emilio: cuando él muera me va a dar una señal -ya la hemos escogido- de buen arribo donde sea que lo lleve la parca.

Caviativá/Realidad jajaja

Vean primero los fragmentos del capítulo 18 de la novela Caviativá (o cómo desaparecer completamente) de Mauricio Loza (Páginas 143-144. Arango Editores) y después el artículo del diario El Espectador, más abajo.

Una vez más Caviativá y la espantosa realidad.

“Son las ocho y media de la noche. En la mitad del Centro de Diseño, en el piso, hay un cerro de chitos cuidadosamente descuidados que emulan toscamente la forma de un carro y que responden al nombre de Analogías a la pirámide social: vehículo yuppie.

Seguramente algún artista contemporáneo lo dejo ahí y luego se olvido de recogerlo. Para nuestra fortuna cualquier aseadora incauta podría barrerlo sin ningún tipo de remordimiento y duda

(…)

Al lado de la estructura de chitos está el orgulloso artista contemporáneo exhortando amablemente a una pareja de modelos a degustar su obra mientras hace énfasis en explicarles que es de carácter efímero, y a hablar basura sobre teorías de consumo de arte.

Este es el típico lanzamiento del nuevo mod…

El Nobel para Roth o para nadie

Indignación
Philip Roth
Random House Mondadori
2009, 176 páginas.

Por Juan Pablo Plata

Someter la totalidad de la narrativa de Philip Roth a las señales de una obra llena de sexo, obscenidad y burlas sobre lo judío (fe, identidad, raza, Israel, costumbres, entre otros), es injusto e indecoroso. Su obra es mucho más. Hacer tal reducción es tanto como quedarnos con el último Bernard Lawrence Madoff y decir que él siempre hizo dinero estafando y que nunca fue un self made man y hábil negociante. De otra manera no habría podido timar a nadie. Tenía un buen pasado como ganador en los negocios en Wall Street antes del asunto de las pirámides y por eso pudo engatusar.

Ahora, véanse estos fragmentos de las novelas de Roth contra los críticos y academias cicateros en elogios sobre sus virtudes de prosista:

“La única obsesión querida por todos: el amor. ¿La gente piensa que enamorarse los completa? ¿La unión Platónica de almas? Pienso de otra manera. Creo que uno está completo antes de comenzar y ento…

Los libros más vendidos

Sigue saliendo, cada sábado, un fementido listado de “Los libros más vendidos” en Colombia, en un diario X.

No fue suficiente el reclamo en varios artículos de ciertas revistas especializadas en cultura, con énfasis en libros y de un reconocido blog, entre otros. El listado es amañado, porque no corresponde con las ventas reales, ni con el sentido del título o la frase “Los más vendidos”, que corona un cuadro con un escalafón de diez casillas. Podría ser cierto, si dijera Los libros más vendidos en la cadena de librerías tal, en letra grande, es decir, en puntaje alto de procesador de palabras. El listado dicho, lleva abajo, en letra diminuta, el crédito de la fuente: la cadena de librerías.

Sigue saliendo, cada sábado, el fementido listado enviado por el dueño de una cadena de librerías.

Lo peor, o parte del daño del listado, son las réplicas hechas de él en otros medios, en instituciones promotoras de lectura o del negocio de los libros y en agencias de prensa internacionales. En casi …

En la casa del jabonero

Estuve en la sala de una casa con una muchacha – en tiempos de la secundaria-, ella encima montando caballo, yo sentado en el sofá. De repente golpean, y enseguida ya no golpean y abren la puerta de la casa. Era la mamá. Debía llegar en 3 horas. No la esperaba nadie. En 5 segundos la niña se sentó a mi lado y yo bajé mi suéter hasta la mitad de la cadera para cubrirme. Todo bien. A salvo- pensé. No fue así, pues la mamá le dijo a la niña: "¿Cómo es posible que no le invites a un té, leche, unas onces, algo? Tráele algo, no seas desatenta"-dijo. Se paró la niña y dio tres pasos para caer enredada con los calzones en los tobillos.

Varios

Concurso Nacional de Cuento Revista La Movida Literaria Acta del Jurado Siendo las 17 horas del 12 de febrero de 2009, se reunieron en la ciudad de Bogotá Camilo Jimenez Estrada, editor de la revista El Malpensante; John Jairo Junieles, escritor colombiano, y Andrés Mauricio Muñoz, director de la edición impresa de la revista La MovidaLiteraria, para deliberar y emitir el fallo del I Concurso Nacional de Cuento Revista La Movida Literaria. A las 20 horas llegaron a una decisión, cuyas principales conclusiones se resumen en seguida:
1. Conceder el primer puesto ex aequo a los siguientes cuentos: o “Música para hablar de calamares”: Presentado al concurso bajo el seudónimo Míster Whittier. Una vez abiertas las plicas se pudo conocer que pertenece a Ángel Eduardo Unfried Muñoz (Nacido en Quibdo, residente en Bogotá)
o “Nuestro Idioma”: Presentado al concurso bajo el seudónimo Ulises H. Belano. Una vez abiertas las plicas se pudo conocer que pertenece a Humberto Ballesteros Capasso (Colombia…