Ir al contenido principal

Sobre el periodismo (Columnas) de opinión en Colombia y en el resto del mundo. Por Rafael Baena en su novela póstuma Memoria de derrotas


De entrada reconoce que la oportunidad de contar con un espacio fijo en uno de los periódicos más importantes del país generaría envidia en la mayoría de las personas que conoce, pero debe declinar una oferta que en principio podría parecer generosa porque asumir el papel de columnista de prensa exasperaría su sentido del ridículo. Se siente incapaz de sumarse al grupo de los llamados líderes de opinión, la mayoría de ellos tan parecidos entre sí con sus hay que, se debe, sería mejor, es urgente tomar medidas, flaco favor le hace al país, no es posible, la única salida es, es necesario que, Señor presidente, usted tendría que y todas las fórmulas que integran el recetario del columnista típico. Con contadas excepciones, y sin importar la parcela ideológica a la cual pertenezcan, cada uno de ellos se convierte en un presumido opinador de oficio que se considera importante y con suficiente autoridad moral para dejar sentada su posición, aunque a la postre se muestre tanto o más despistado que los lectores.

Sin desconocer que son necesarios para la democracia, y que cumplen un papel sustancial a la hora de defender el principio de libertada de opinión, él mismo no se cree capaz de convertirse en una de las excepciones a la regla. Como no cuenta con el respaldo de un equipo de investigación que lo ayude a escribir cada semana un texto revelador y que realmente aporte algo al sainete nacional, cree que terminaría adocenado, convertido en un escribidor de obviedades, de variaciones alrededor de los mismo temas reciclados impune e impúdicamente. Buscaría entonces el tipo de  tema que conduce al callejón sin salida de la inanidad, intentando de meterle algo de humor al asunto, pero como él sería incapaz de reírse de algo o alguien que no sea él mismo, terminaría diciendo pendejadas a partir del examen periódico de su ombligo. Ni de fundas.

Una vez consciente de sus limitaciones, aún le queda el recurso de adoptar una personalidad, de interpretar el papel de hombre consciente. Mire qué culto socio, y cuán perspicaz e inteligente, y lo bien que escribo a partir de mi vasta experiencia, queridos y fieles lectores que también pueden encontrarme en Twitter y Facebook, porque también sé marchar con los tiempos y la tecnología no me cohíbe. Citaría a Lampedusa, claro, y aquello de que todo cambie para que nada cambie, aunque en su caso él sí leyó la novela y no la citaría de oídas. O quizá podría ser el tipo sensible, el que se duele de los pobres y ninguneados del país, el que no soporta la inequidad y dedica una columna a diferenciarla de iniquidad.


Pero igual terminaría participando en públicos y colectivos linchamientos, opinando sobre juicios aún no fallados o arremetiendo contra el alcalde aquejado de parálisis ególatra, el procurador que no procura, el juez venal, el congresista aliado con los asesinos, el expresidente que aún preside porque  deriva buena parte de su prestigio justamente de la  antipatía que generan entre el lector de a pie los columnistas que creyéndose intérpretes de la furia colectiva le caen en gavilla. Un papel que sin duda no es el suyo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Reseña: El olvido que seremos.

El olvido que seremos Héctor Abad Faciolince Bogota: Planeta, 2009, 274 p. 20ª edición.
Por Juan Pablo Plata
Elogiado por grandes figuras como el peruano Mario Vargas Llosa y los españoles Rosa Montero, Fernando Savater y Enrique Vila-Matas, este libro híbrido entre ficción y no ficción, entre novela y memorias, no cae en la hagiografía ni en la mejora de la historia del padre, antes bien, con llaneza en el lenguaje, sin dejar de ser poético, la voz narrativa y el autor nos cuentan su historia mínima con pequeños brotes emotivos que permiten ver los defectos y virtudes de los otros, esto es, del médico y profesor universitario Héctor Abad Gómez (autor de Manual de tolerancia), caído de manera violenta por manos de los paramilitares el 25 de agosto de 1987.
Es una historia que ha probado ser a su antojo la historia colombiana condensada en una familia y en la vida del progenitor del columnista y asesor editorial del diario El Espectador, el señor Héctor Abad Faciolince. La historia tam…

La poesía afrocolombiana

(Texto extraído del Almanaque Mundial (1977), Editorial América. Suplemento Colombia. Fiel reproducción del texto).

Es Colombia uno de los sitios del continente donde queda una preocupación, en los días que corren, por mantener viva la poesía negra. Es Candelario Obeso, colombiano del lejano siglo pasado, al que muestran sus compatriotas como iniciador de tal poesía en América. El aserto es negado por muchos.

De todos modos, en Candelario Obeso se encuentra tal preocupación por el negro, tal humanidad ante sus sufrimientos, que no hay duda de que el vate colombiano fue el pionero en llevar a la poesía del continente una labor de rescate que sólo ahora empieza a vislumbrarse, a pesar del auge que ha tenido en los últimos tiempos la moda afro.

Candelario Obeso, hombre de gran cultura, se percató pronto de la forma peculiar de hablar del negro –la que aún se usa en el Chocó y hasta en muchos lugares de la costa colombiana- y la llevó a sus composiciones.

Muerto este prohombre, viene el sile…

Vila-Matas en Bogotá.

Charla completa. 

Presione Play

 para oír las grabaciones. 


Para descargar presione estos botones con flecha hacia abajo. 

PARTE1.



PARTE2.















Me gustan de Robert Walser su ironía secreta y su prematura intuición de que la estupidez iba a ir avanzando ya imparable en el mundo occidental. En este sentido yo creo que él, tal vez sin saberlo, dio un paso más, facilitó a Kafka la descripción del núcleo del problema, que no es otro que la situación de absoluta imposibilidad del individuo frente a la máquina devastadora del poder.Enrique Vila-Matas. Fragmento de la novela Doctor Pasavento



Por Juan Pablo PlataEn la charla con preguntas abiertas (Universidad Nacional de Colombia. Mayo 8 de 2017) cuando le pregunté sobre esto de Walser, dijo en serio y en juego Vila-Matas, que esto sobre la estulticia en realidad había sido dicho y pensado por Gustav Flaubert. Lo que está bien si repasamos los inventarios hechos por el escritor francés