Ir al contenido principal

La entrevista que NO respondió William Ospina

Es esta la fallida entrevista a William Ospina sobre su libro Parar en seco. Se ofreció a responderla y después cayó en el mutismo.

Hace años hice esto mismo de publicar las preguntas cuando Isabel Allende me dejó colgado un cuestionario porque en él le mencionaba a Roberto Bolaño, el feminismo, su exilio y cosas, supongo, incómodas y difíciles  de responder. 

¿No le parece que hoy en día ya es imposible vivir sin dañar lo natural en el hemisferio occidental y ya pronto en todo el globo, pues es muy difícil prescindir del confort, el bienestar, estilo de vida alcanzado y que es imposible desmotar  la civilización, pues son más los que quieren que permanezca un cierto estado de las cosas en vez de perder los privilegios frente a las pocas voces contradictorias o personas que hacen activismo o labores pragmáticas a favor del planeta?


¿Le ha fallado la humanidad a las generaciones futuras de seres vivos por un exceso de confianza y uso de la razón, de la ciencia en demerito de las humanidades y la espiritualidad?


¿Podemos dar marcha atrás con este énfasis en la ciencia y la racionalidad?


¿Es consciente del daño que hace a la naturaleza la industria editorial y del periodismo, sea impresa o digital, de la cual usted vive?


¿Qué soluciones prácticas propone para los problemas que elucida en Parar en seco como la contaminación ambiental, nuevos virus, la toxicidad general, inhabitabilidad y futura aniquilación total de la vida en La Tierra?


¿Cómo se puede pensar, escribir y actuar sobre cuestiones científicas, medioambientales, como hace usted y Fernando Vallejo (Las bolas de Cavendish) sin caer en la pseudociencia y no ser tomado como un colado en la fiesta?


¿Consideraría a la teoría y práctica del anarcoprimitivismo (Una suerte de neoludisimo actualizado)  como una solución válida, entre muchas, para salvar el planeta de nosotros mismos?


¿Cómo conservar la cantidad y calidad del agua y los recursos de la biodiversidad de la voracidad del sistema capitalista y de las necesidades foráneas del primer mundo en un país del tercer mundo como Colombia?


En su libro Parar en seco usted sugiere que las religiones y ciertas corrientes filosóficas y lecturas literarias pueden servir para que las personas den un vuelco hacia contrarrestar un final de mundo causado por un abuso de la naturaleza. ¿No le parece que la encíclica Alabado seas (Laudato si') del líder Francisco de la iglesia católica es un tanto hipócrita y oportunista si se piensa que él regenta una organización religiosa que ha causo mucho daño ecológico a través de la historia. Por ejemplo, propagando el no uso de métodos anticonceptivos y la profilaxis sexual (SIDA, venéreas, niños huérfanos, hambre, etc. como consecuencias) colaborando con esto a la superpoblación: una de las causas del deterioro del planeta?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La poesía afrocolombiana

(Texto extraído del Almanaque Mundial (1977), Editorial América. Suplemento Colombia. Fiel reproducción del texto).

Es Colombia uno de los sitios del continente donde queda una preocupación, en los días que corren, por mantener viva la poesía negra. Es Candelario Obeso, colombiano del lejano siglo pasado, al que muestran sus compatriotas como iniciador de tal poesía en América. El aserto es negado por muchos.

De todos modos, en Candelario Obeso se encuentra tal preocupación por el negro, tal humanidad ante sus sufrimientos, que no hay duda de que el vate colombiano fue el pionero en llevar a la poesía del continente una labor de rescate que sólo ahora empieza a vislumbrarse, a pesar del auge que ha tenido en los últimos tiempos la moda afro.

Candelario Obeso, hombre de gran cultura, se percató pronto de la forma peculiar de hablar del negro –la que aún se usa en el Chocó y hasta en muchos lugares de la costa colombiana- y la llevó a sus composiciones.

Muerto este prohombre, viene el sile…

Reseña: El olvido que seremos.

El olvido que seremos Héctor Abad Faciolince Bogota: Planeta, 2009, 274 p. 20ª edición.
Por Juan Pablo Plata
Elogiado por grandes figuras como el peruano Mario Vargas Llosa y los españoles Rosa Montero, Fernando Savater y Enrique Vila-Matas, este libro híbrido entre ficción y no ficción, entre novela y memorias, no cae en la hagiografía ni en la mejora de la historia del padre, antes bien, con llaneza en el lenguaje, sin dejar de ser poético, la voz narrativa y el autor nos cuentan su historia mínima con pequeños brotes emotivos que permiten ver los defectos y virtudes de los otros, esto es, del médico y profesor universitario Héctor Abad Gómez (autor de Manual de tolerancia), caído de manera violenta por manos de los paramilitares el 25 de agosto de 1987.
Es una historia que ha probado ser a su antojo la historia colombiana condensada en una familia y en la vida del progenitor del columnista y asesor editorial del diario El Espectador, el señor Héctor Abad Faciolince. La historia tam…

Vila-Matas en Bogotá.

Charla completa. 

Presione Play

 para oír las grabaciones. 


Para descargar presione estos botones con flecha hacia abajo. 

PARTE1.



PARTE2.















Me gustan de Robert Walser su ironía secreta y su prematura intuición de que la estupidez iba a ir avanzando ya imparable en el mundo occidental. En este sentido yo creo que él, tal vez sin saberlo, dio un paso más, facilitó a Kafka la descripción del núcleo del problema, que no es otro que la situación de absoluta imposibilidad del individuo frente a la máquina devastadora del poder.Enrique Vila-Matas. Fragmento de la novela Doctor Pasavento



Por Juan Pablo PlataEn la charla con preguntas abiertas (Universidad Nacional de Colombia. Mayo 8 de 2017) cuando le pregunté sobre esto de Walser, dijo en serio y en juego Vila-Matas, que esto sobre la estulticia en realidad había sido dicho y pensado por Gustav Flaubert. Lo que está bien si repasamos los inventarios hechos por el escritor francés