Ir al contenido principal

Las preguntas de la paz

Por Juan Pablo Plata

Si no se firma la paz

¿Qué va a hacer usted si no se firma la paz en Colombia en marzo de 2016?

¿Sabe usted que la droga, la tenencia de la tierra, la desigualdad social y la injerencia de las corporaciones nacionales e internacionales (Las que venden precursores de drogas, fabricantes de armas, petroleras, mineras, textileras, las que quiera...) son causantes, entre otras cosas, de que siga la guerra?

¿Se ha preguntado cuáles de sus acciones como ciudadano colombiano o simple consumidor de bienes y servicios, legales e ilegales, contribuyen para que la guerra siga?

¿Le gustan los videos con arengas de Jaime Garzón pero no hace más que verlos para deslumbrar a la parroquia con las anécdotas del difunto?

¿Le importa Venezuela?

¿Qué sabe usted sobre el renacimiento del paramilitarismo?

¿Votaría por Germán Vargas Lleras (GVLl) para la presidencia en el futuro?, ¿sabe usted con claridad la opinión de GVLl sobre los diálogos de paz?

¿Le importa un tal Uribe venido a menos?

¿Le molesta o encanta la clase política colombiana?

¿Habla usted de la derecha y la izquierda colombianas y sabe qué significan en términos políticos locales y mundiales?

¿Es Colombia un Estado laico?

¿Le importa que se haga la paz también con el ELN?

¿Le parece bien haber votado, alguna vez,  por un político investigado o previamente encarcelado, pero le alegra que haya salido libre y luego haya sido elegido así no vaya a durar mucho ejerciendo el cargo?

¿Votó esperando un favorcito del político y/o su partido?

¿No le parece que el maniqueísmo es un trato muy barato para un asunto como la guerra tan caro en su cobro en vidas?

Si se firma la paz

¿Conoce usted, con claridad, lo que se ha acordado hasta ahora en La Habana entre las FARC y el Estado?

¿Cómo votaría en un referendo por la paz?

¿Qué va a hacer usted para sostener la paz y acabarla de lograr?

¿Cómo se la llevaría con un reinsertado?

¿Conoce la propuesta de los territorios de paz?

¿Votaría por un partido emergido de un grupo armado?

¿Qué le parece la legalización de las drogas?

¿Qué acciones sería capaz de llevar a cabo en favor de los reinsertados, los campesinos que siembran coca, marihuana y amapola, y por  las víctimas de la guerra de varias extracciones sociales e ideológicas?

¿Sería capaz de perdonar y olvidar hechos violentos de la guerra que hayan afectado a sus familiares o conocidos?

¿Reconoce culpabilidad compartida entre los grupos armados y el Estado de la guerra en Colombia? 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Reseña: El olvido que seremos.

El olvido que seremos Héctor Abad Faciolince Bogota: Planeta, 2009, 274 p. 20ª edición.
Por Juan Pablo Plata
Elogiado por grandes figuras como el peruano Mario Vargas Llosa y los españoles Rosa Montero, Fernando Savater y Enrique Vila-Matas, este libro híbrido entre ficción y no ficción, entre novela y memorias, no cae en la hagiografía ni en la mejora de la historia del padre, antes bien, con llaneza en el lenguaje, sin dejar de ser poético, la voz narrativa y el autor nos cuentan su historia mínima con pequeños brotes emotivos que permiten ver los defectos y virtudes de los otros, esto es, del médico y profesor universitario Héctor Abad Gómez (autor de Manual de tolerancia), caído de manera violenta por manos de los paramilitares el 25 de agosto de 1987.
Es una historia que ha probado ser a su antojo la historia colombiana condensada en una familia y en la vida del progenitor del columnista y asesor editorial del diario El Espectador, el señor Héctor Abad Faciolince. La historia tam…

La poesía afrocolombiana

(Texto extraído del Almanaque Mundial (1977), Editorial América. Suplemento Colombia. Fiel reproducción del texto).

Es Colombia uno de los sitios del continente donde queda una preocupación, en los días que corren, por mantener viva la poesía negra. Es Candelario Obeso, colombiano del lejano siglo pasado, al que muestran sus compatriotas como iniciador de tal poesía en América. El aserto es negado por muchos.

De todos modos, en Candelario Obeso se encuentra tal preocupación por el negro, tal humanidad ante sus sufrimientos, que no hay duda de que el vate colombiano fue el pionero en llevar a la poesía del continente una labor de rescate que sólo ahora empieza a vislumbrarse, a pesar del auge que ha tenido en los últimos tiempos la moda afro.

Candelario Obeso, hombre de gran cultura, se percató pronto de la forma peculiar de hablar del negro –la que aún se usa en el Chocó y hasta en muchos lugares de la costa colombiana- y la llevó a sus composiciones.

Muerto este prohombre, viene el sile…

Vila-Matas en Bogotá.

Charla completa. 

Presione Play

 para oír las grabaciones. 


Para descargar presione estos botones con flecha hacia abajo. 

PARTE1.



PARTE2.















Me gustan de Robert Walser su ironía secreta y su prematura intuición de que la estupidez iba a ir avanzando ya imparable en el mundo occidental. En este sentido yo creo que él, tal vez sin saberlo, dio un paso más, facilitó a Kafka la descripción del núcleo del problema, que no es otro que la situación de absoluta imposibilidad del individuo frente a la máquina devastadora del poder.Enrique Vila-Matas. Fragmento de la novela Doctor Pasavento



Por Juan Pablo PlataEn la charla con preguntas abiertas (Universidad Nacional de Colombia. Mayo 8 de 2017) cuando le pregunté sobre esto de Walser, dijo en serio y en juego Vila-Matas, que esto sobre la estulticia en realidad había sido dicho y pensado por Gustav Flaubert. Lo que está bien si repasamos los inventarios hechos por el escritor francés