sábado, 21 de julio de 2012

Arquitectura y paisajismo en Colombia. ¿En qué vamos?


La arquitectura paisajista, conocida también como diseño ambiental de edificaciones, ha ido tomando fuerza en Colombia en las dos últimas décadas con la aparición de programas académicos, organizaciones, eventos y los más importante: profesionales y empresas que practican esta especialidad.
Con antecedentes en la jardinería europea de siglos pasados y el ordenamiento territorial, el paisajismo abarca proyectos en lugares privados y públicos donde la búsqueda estética va paralela a un plan y ejecución sostenible de reformas a espacios urbanos o rurales por medio del desarrollo de escenarios naturales en las ciudades o hábitats urbanos en el campo. En el primer caso se acompasa el caos citadino entre autopistas, industrias y grandes inmuebles con la intervención paisajista consciente de factores como la idiosincrasia, lo eglógico, la geografía, el clima, entre otros, desde una perspectiva local que no descuida las influencias foráneas que recibe y produce. En el segundo caso interesa la conservación natural pese a la intrusión de lo artificial. En términos del filósofo Henry David Thoreau , la cuestión paisajista estriba sobre la pregunta “De qué sirve una casa si no se cuenta con un planeta tolerable donde situarla“.
Es así que no basta con planear y hacer un espacio en un mobiliario urbano con la capacidad de embellecer, sino que las implicaciones ecológicas de la obra arquitectónica son fundamentales. Generar un sitio funcional con materiales y estructuras idóneas a la vez que ir en armonía con las necesidades de preservación de La Tierra, parece ser una consigna básica de la concepción actual de este tipo de trabajos. En otras ocasiones, el paisajismo atiende la rehabilitación de espacios naturales desvastados, la restauración patrimonial y la adecuación recreacional.

Es tal la vigencia del tema, que la SAP, fundada en 1981 (Sociedad de Arquitectos Paisajistas de Colombia) organización adscrita a IFLA (Federación de Internacional de Arquitectos Paisajistas, por su sigla en inglés) celebrará este año la conferencia Bordes: paisajes de la alerta. Conferencia Regional de las Américas, en Medellín, entre el 17 y 20 de octubre, que tendrá entre sus principales invitados a figuras de la talla de Mechtild Rossler, Juan Figueroa, Patricia Johanson y Kathryn Moore, los cuales trataran paneles sobre realidad geográfica vs. formas de ocupación, marginalidad vs. identidad, política pública vs. paisaje e innovación local en la intervención.
(Para más información www.iflasap2012.com)
Colombia tiene hoy siete programas de posgrado de arquitectura paisajista y seis programas de pregrado con asignaturas sobre el tema, disponibles para arquitectos o profesionales afines quienes deseen ensanchar sus conocimientos a lo largo del país, en un campo que, como ya decíamos, cobra cada vez más fuerza, gracias a la creciente ola mundial por un desarrollo que proteja la vida.
Dentro de los profesionales y empresas de arquitectura paisajista nacionales destacan los consorcios Fajardo y Grupo Verde Ltda. con Mocowa, casa de campo, el futuro proyecto de propiedad horizontal a menos de tres kilómetros del municipio de la Tebaida, en Quindío. Proyectos finalizados exitosos son el Parque de la Vida, en Armenia y Parque del Agua, en Bucaramanga por Alfonso Leiva y Michelle Cescas, además los exteriores del Centro Cultural Biblioteca Julio Mario Santo Domingo en Bogotá, ideados por Diana Wiesner en colaboración con Daniel Bermúdez, ambos, arquitectos insoslayables a la hora de hablar sobre la práctica del paisajismo.
Ahora bien, para finalizar, la pregunta del título se podría responder con que la arquitectura y la construcción en general van bien en Colombia en cuanto a la incorporación del paisajismo y el cuidado ambiental en su accionar. Sin embargo, el paisajismo está lejos de ser una asunto extensivo, con una política de Estado correlacionada con los estándares y tendencias internacionales. Pareciera, junto al tema de la Responsabilidad Social, que en arquitectura paisajista está todo por hacer y que la inversión y la investigación son dos pilares clave en el camino de diseñar, construir y residir como colombianos y latinoamericanos sin menguar “nuestra calidad de vida” y la de los demás seres vivos en el sentido más amplio de la frase.
(Foto de arriba de carolinazuarq en flickr.com)