Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2017

La entrevista que NO respondió William Ospina

Es esta la fallida entrevista a William Ospina sobre su libro Parar en seco. Se ofreció a responderla y después cayó en el mutismo.

Hace años hice esto mismo de publicar las preguntas cuando Isabel Allende me dejó colgado un cuestionario porque en él le mencionaba a Roberto Bolaño, el feminismo, su exilio y cosas, supongo, incómodas y difíciles  de responder. 
¿No le parece que hoy en día ya es imposible vivir sin dañar lo natural en el hemisferio occidental y ya pronto en todo el globo, pues es muy difícil prescindir del confort, el bienestar, estilo de vida alcanzado y que es imposible desmotar  la civilización, pues son más los que quieren que permanezca un cierto estado de las cosas en vez de perder los privilegios frente a las pocas voces contradictorias o personas que hacen activismo o labores pragmáticas a favor del planeta?

¿Le ha fallado la humanidad a las generaciones futuras de seres vivos por un exceso de confianza y uso de la razón, de la ciencia en demerito de las humanidad…

Sobre el periodismo (Columnas) de opinión en Colombia y en el resto del mundo. Por Rafael Baena en su novela póstuma Memoria de derrotas

De entrada reconoce que la oportunidad de contar con un espacio fijo en uno de los periódicos más importantesdel país generaría envidia en la mayoría de las personas que conoce, pero debe declinar una oferta que en principio podría parecer generosa porque asumir el papel de columnista de prensa exasperaría su sentido del ridículo. Se siente incapaz de sumarse al grupo de los llamados líderes de opinión, la mayoría de ellos tan parecidos entre sí con sus hay que, se debe, sería mejor, es urgente tomar medidas, flaco favor le hace al país, no es posible, la única salida es, es necesario que, Señor presidente, usted tendría que y todas las fórmulas que integran el recetario del columnista típico. Con contadas excepciones, y sin importar la parcela ideológica a la cual pertenezcan, cada uno de ellos se convierte en un presumido opinador de oficio que se considera importante y con suficiente autoridad moral para dejar sentada su posición, aunque a la postre se muestre tanto o más despistad…