domingo, 26 de abril de 2009

Los libros más vendidos


Sigue saliendo, cada sábado, un fementido listado de “Los libros más vendidos” en Colombia, en un diario X.

No fue suficiente el reclamo en varios artículos de ciertas revistas especializadas en cultura, con énfasis en libros y de un reconocido blog, entre otros. El listado es amañado, porque no corresponde con las ventas reales, ni con el sentido del título o la frase “Los más vendidos”, que corona un cuadro con un escalafón de diez casillas. Podría ser cierto, si dijera Los libros más vendidos en la cadena de librerías tal, en letra grande, es decir, en puntaje alto de procesador de palabras. El listado dicho, lleva abajo, en letra diminuta, el crédito de la fuente: la cadena de librerías.

Sigue saliendo, cada sábado, el fementido listado enviado por el dueño de una cadena de librerías.

Lo peor, o parte del daño del listado, son las réplicas hechas de él en otros medios, en instituciones promotoras de lectura o del negocio de los libros y en agencias de prensa internacionales. En casi todos aparece sin la explicación de la fuente.


Así fue un listado del diario X (02/27/2009) y su reproducción en otros medios. Corrupto, amañado.

1.- "Luna nueva" - Stephenie Meyer
2.- "Crepúsculo" - Stephenie Meyer
3.- "Eclipse" - Stephenie Meyer
4.- "Amanecer" - Stephenie Meyer
5.- "El sari rojo" - Javier Moro
6.- "Amanecer de un marido" - Héctor Abad Faciolince
7.- "El país de la canela" - William Ospina
8.- "Mujeres perversas de la historia" - Susana Castellanos
9.- "El viaje del elefante" - José Saramago
10.- "Mil soles espléndidos" - Khaled Hosseini


Para reparar el daño de tanto tiempo, el diario debería hacer un listado justo- como ya lo hace El Malpensante -, con escalafón para libros de ficción y no ficción y nacionales e internacionales.

Invito a visitar www.reicolombia.com, portal hecho por una red de damnificados del listado torcido de "Los libros más vendidos."

miércoles, 22 de abril de 2009

En la casa del jabonero

Estuve en la sala de una casa con una muchacha – en tiempos de la secundaria-, ella encima montando caballo, yo sentado en el sofá. De repente golpean, y enseguida ya no golpean y abren la puerta de la casa. Era la mamá. Debía llegar en 3 horas. No la esperaba nadie. En 5 segundos la niña se sentó a mi lado y yo bajé mi suéter hasta la mitad de la cadera para cubrirme. Todo bien. A salvo- pensé. No fue así, pues la mamá le dijo a la niña: "¿Cómo es posible que no le invites a un té, leche, unas onces, algo? Tráele algo, no seas desatenta"-dijo. Se paró la niña y dio tres pasos para caer enredada con los calzones en los tobillos.