sábado, 4 de diciembre de 2021

La editorial Silver Editions lanza dos libros para esta navidad: Cuentos para Antonio y Neón ocultista.




Neón ocultista. 

Metaliterario, amoroso y final. (Spanish Edition)

 Por Juan Pablo Plata.




Ya disponible en Amazon Kindle en ebook. . El prólogo lo hizo el viento y lo revisó cierto tipo de láser.  Silver Editions se despide con fuerza del 2021.

Compra el libro en Amazon

Un adelanto:

El mal de las fronteras

Por Juan Pablo Plata

Dicen que fueron las últimas palabras escritas por Antonio Machado:

«Estos días azules y este sol de la infancia.»

No hay en ellas una última voluntad

De apetito llena que repetiría el gozo

De lo más amado o deleitoso

Que en la vida mísera conoció.

No hay premonición.

Solo mirada en lontananza y para dentro del alma,

Para encontrar en el astro leonado los días de chico que ya se le han ido.

Era un vez más la impresión de la vista

Y su memoria sensible con el color,

Cerca de la frontera de sus toros, del antiguo Al-Ándalus dejado atrás, pero con los ojos puestos en otro lado donde los Gallos son todos rojos. Pienso a ratos en Stefan Zweig inmolándose en Brasil.

Con grandes plazos recuerdo a Walter Benjamin matándose en España, Pero siempre y muy seguido, veo a Machado, que ha cruzado a Francia, A salvo,

Solo para morir.

Etiquetas: ,

miércoles, 16 de junio de 2021


Open San Felipe. Junio 19 y 20 de 2021. 🙂
En Ahumao Cilindro Peruano exposición individual Imposibilidades extravagantes. 
Carrera 22 # 75-33. Bogotá, Colombia
Exposición hasta el 19 de julio de 2021.

Eduardo Vasquez (Vazac) también participará en la exposición Creaturas distópicas en Casa San Felipe.
Calle 75 # 22 - 40. Bogotá. Colombia.
Exposición hasta el 19 de julio de 2021.


 

martes, 4 de agosto de 2020

Literatura electrónica. Mortara. Por Juan Pablo Plata. Hay un niño.





Hay un niño disfrazado de diablo. Por Juan Pablo Plata. By Hay un niño disfrazado de diablo gritando al otro lado de la tapia. Es hijo único. Se viste así cualquier día sin que sea 31 de octubre.
Es su uniforme para quemar animalitos con fósforos, en el patio, mientras los suyos desatienden sus acciones. Hay un niño disfrazado de diablo gritando al otro lado de la tapia.










Etiquetas: , , , , , , ,

miércoles, 24 de junio de 2020

Ciencia y civilidad en Colombia


Por Juan Pablo Plata



Fue en comunidad, en los asentamientos modernos humanos, con las comunicaciones y los viajes rápidos y masificados por las ciudades del mundo que emergió un virus hacia el final de 2019. Vivir juntos, visitarnos y consumir mercancías desde tanta lejos traía hasta hace poco más beneficios que otra cosa. En apariencia, no teníamos la memoria fresca en el mundo hispano de la gripe Española de 1918 ni en el resto de Occidente de esta y otras enfermedades contagiosas, atraídas también por los viajes mercantes y de placer, el capitalismo rampante y el intenso movimiento humano desde siempre, pero aumentado desde hace quinientos años a esta parte y más desde el siglo XX que tantos avances tuvo con los inventos de transporte.

Entre los asuntos clave de vivir en una ciudad están la ciencia, la tecnología y la civilidad, sea en época de pandemia u otros tiempos. La extensión y aplicación de la civilidad o también llamada cultura ciudadana en Colombia haría que como colectivo automatizáramos ciertos ritos de pertenencia e iniciación como ciudadanos. Por ejemplo, que un transeúnte Colombiano pudiera en el futuro cercano cruzar con prioridad una calle, de una acera a otra, en un semáforo, en un camino veredal o una carrera-para dejar sentada la posible excepción o broma (Solo dijo Calles, no Carreras)- sin ser atarbaneado, emprendido, rozado y, por qué no, atropellado por un vehículo que le debió ceder el paso. Este es un solo ejemplo de muchas acciones que permitirían la modesta y anhelada vida feliz en un asentamiento urbano. Por otra parte, las ciencias exactas, la investigación y la civilidad han de ser entonces unas acciones obligatorias y permanentes del Estado y las personas en una ciudad y un país, es decir, un montón de ciudades con afinidades culturales. La civilidad en tiempos de pandemia  encuentra su significado al guardar la distancia entre seres humanos y llevar accesorios de protección como guantes y tapabocas.

La ciencia sirve con ética para hacer la vida más confortable, sana, divertida o hasta para preservarla como se necesita ahora con el virus. La tecnología que hace un uso práctico o avanzado de la observación y los resultados de la ciencia puede dar constantes mejoras, progreso y solución de los problemas colectivos e individuales de una persona (prótesis, ventiladores, medicinas y vacuna del Covid) en una ciudad, por ejemplo, con el vilipendiado internet G5. La civilidad, entendida como la conducta adecuada en una ciudad y acorde a las leyes vigentes en una sociedad ha de permitir que la ciencia y la tecnología florezcan. Si un ciudadano vota bien, un buen gobierno seguro promoverá de manera verdadera la creatividad (Sin ponerle color naranja u otros colores a las economías), la ciencia y la tecnología que como se prueba en tiempos de dificultad como los que corren en junio de 2020, trae la posibilidad de tener ciudades y un país con autosuficiencia agrícola, de manufactura, industrial, sanitaria, científica y tecnológica: una sociedad organizada que brinda bienes de capital, servicios y uso de patentes como hace Israel. Es el país que más patentes registra en el mundo, pese a su población y territorio exiguos, que no parecen dar la apariencia de ser un país y gente que resuelve tantos problemas: eso es a resumidas cuentas una patente.

Hace un tiempo Colciencias (Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación de Colombia) fue reformado y se le dio menos importancia a las ciencias humanas. Sin ciencias humanas no se logra la civilidad que permite todo lo demás. Sin ciencia continuará Colombia con un penoso intercambio comercial foráneo en que importa arroz, importa café y en que no produce sus propias máquinas, inventos y soluciones científicas múltiples ahora en pandemia o antes, porque no ha habido un derrotero estatal serio y continuo que haga de la ciencia y la civilidad unas políticas de Estado que den más felicidad a los Colombianos en vez de una Estado policial, corrupto y paquidérmico que todo lo extranjero exitoso replica e importa.

Con ciencia, tecnología y civismo, el rastreo de un virus, el crecimiento de una economía y una nación pueden llegar a ser mucho más fuertes.

Celebro, para que no todo sea crítica, el acceso con la tarifa social a internet para estratos 1 y 2 en Colombia promovido por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y las empresas de comunicaciones Claro y Dialnet.


Emprendimientos Colombianos privados existosos.

Ressolve. Aplicación inventada por Colombianos que discrimina la gravedad de las llamadas de emergencia.
Fuente: Revista Semana.

La Universidad de Antioquia creó protocolo de detección; prueba del virus que ahorra reactivos.
Fuente: El Tiempo.

Un ecuatoriano y una colombiana crean prueba para detección del COVID-19.
Fuente: Primicias Ecuador.

La empresa SONDA ofrece sistema de rastreo contra el virus.

Universidad de la Sabana construye ventiladores mecánicos baratos. 
Fuente: Revista Semana.

Ingeniero de Univalle en el frente de combate contra el virus.
Fuente: El País de Cali, Colombia.

Etiquetas: , ,

domingo, 2 de febrero de 2020

Colina Revista

sábado, 28 de diciembre de 2019

Arqueo de los días




https://www.amazon.com/-/es/Juan-Pablo-Plata-ebook/dp/B073Z9L5TG?fbclid=IwAR082eTwsoCO3_nViwXwAHRvDlXjhzD0eiIANCxb8A-5v3296bVI__SVttk

En #Amazon ($0.99 centavos de dólar. Precio rebajado por breve temporada.
US$7.00 Edición impresa vía Amazon para fuera de Colombia.
Precio Kindle: US$0.99

Ahorra US$6.01 (86%))
Arqueo de los días. Antología personal de periodismo. Por Juan Pablo Plata
(Perfil de Christopher Hitchens. Crónicas de viaje. Una guía literaria de Miami. Entrevistas a David Manzur, Juan Villoro, Enrique Vila-Matas, Fernando Báez, Tryno Maldonado. Carreras de caballos. El Estado Islámico y su destrucción cultural develada. Los años del ruido. Francis Alÿs. El movimiento Dadá.)
Mucho más en este libro de NO ficción.
Prólogo de Juan David Ochoa. Diario El Espectador.


11 dólares o 30 mil pesos colombianos. Precio para venta del libro físico desde el portal de Uniediciones Sello Editorial del Grupo-Editorial Ibáñez
Haga clic en el enlace o la portada para comprar en línea el libro físico vía segura con Payulatam.
En:

http://uniediciones.com/index.php/es/biblioteca-magna/arqueo-de-los-d%C3%ADas-no-ficción-1-detail?fbclid=IwAR0fjjyLCCeuP9Bobcs-FiqiJ3_lip5rVoVRHZHC_XDpTZte0aw8KAcvpx0

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

miércoles, 25 de diciembre de 2019

Entrevista a Martina Camargo. La gran cantadora.



Video presentación del disco Paisaje en tambora.


Por Juan Pablo Plata

Martina Camargo es una cantadora potente venida de San Martín de Loba, Bolívar. Su más reciente producción discográfica es Paisaje en tambora. Su próxima presentación en vivo será en La noche del Río, en el Parque Cultural del Caribe, durante el Carnaval de Barranquilla de 2020. Atlántico, Colombia. Sus canciones suenan por Tomorrowland, plataformas y son mezcladas por djs de todo el mundo. Conversación con una de las más destacadas cantantes de la música tradicional del Caribe colombiano.

Entrevista a Martina Camargo y su representante, el periodista y fotógrafo David Lara Ramos.


Haga clic en el triángulo de play para escuchar la entrevista y canto. Para escuchar en un dispositivo móvil; tableta o teléfono, por favor, escoja Play on SoundCloud si tiene la aplicación o solo haga clic en Listen in browser para hacer la audición desde la ventana de su dispositivo.

(Entrevista hecha bajo el auspicio de la Beca Gabo de Periodismo de la Fundación Gabo. www.fundaciongabo.org Durante el Mercado Cultural del Caribe de 2019. Cartagena de Indias. Colombia). 

Ver: Martina Camargo, la tradición de un río. Por David Lara Ramos.


Martina Camargo en Beatport

Martina Camargo en Youtube


Martina Camargo en Deezer

Martina Camargo en Spotify









Foto: Rafael Bossio (@kabezarodante) / @fundaciongabo.